Marihuana para tratar los efectos de la quimioterapia

marihuana y cancer

La quimioterapia es una de las alternativas terapéuticas más utilizadas hoy en día en el ámbito de la medicina para tratar el cáncer, englobando una amplia variedad de fármacos, que al mismo tiempo pueden generan una serie de efectos adversos en el paciente. En estos casos, la marihuana puede ayudar a combatir algunos de los muchos efectos dañinos asociados a este tratamiento, ¿los quieres conocer?

Náuseas, vómitos, diarrea, alteración en el gusto de los alimentos, falta de apetito o inflamación en la boca son algunos de los muchos efectos secundarios de un tratamiento como la quimioterapia, la cual puede terminar por deteriorar el estado de nutrición y de salud en general del paciente. En este sentido, seguir una correcta alimentación durante tus sesiones de quimioterapia es de gran ayuda para mantener más fuerte tu organismo e incrementar tu energía frente a los ataques del cáncer y las consecuencias negativas que, por otro lado, la quimioterapia puede generar en tu cuerpo.

De entre los efectos más temidos por los pacientes, posiblemente las náuseas y los vómitos sean los más destacados por lo desagradables y molestos que pueden llegar a ser. Puede aparecer de forma más temprana, unas dos horas después de la administración de la quimioterapia, o por el contrario, más tardíamente, pasadas las 24 horas. Los expertos médicos recomiendan el uso de ansiolíticos y técnicas de relajación que ayuden a reducir o cuanto menos aliviar el nivel de ansiedad que suelen padecer este tipo de pacientes, los cuales, en muchas ocasiones tienden a asociar el olor de hospital con sus sesiones de quimioterapia y ello les puede llegar a provocar más náuseas y vómitos al respecto.

En estos casos, además de contar con la opinión de tu especialista médico, es conveniente, por ejemplo, comer en pequeñas cantidades a lo largo del día en unas 5 o 6 ocasiones, tomar los platos en cuestión a temperatura ambiente o más frescos (los calientes favorecen la aparición de náuseas), evitar alimentos ricos en grasas porque dificultan la digestión como es el caso de los quesos, las frituras o la leche entera, ingerir despacio las comidas, no comer nada al menos dos horas antes de recibir la sesión de quimioterapia y, en definitiva, evitar cualquier olor desagradable.

A pesar de la polémica que ha suscitado durante años el uso de la marihuana en la sociedad, varios estudios vienen a confirmar sus beneficios para, entre otras muchas cosas, aliviar algunos de los efectos asociados a las sesiones de quimioterapia antes mencionados, por lo que se convertiría de esta forma en uno de los grandes aliados y complementos ideales para los pacientes con cáncer que se han visto sometidos a molestas y constantes sesiones de esta terapia en aras de hacer retroceder el avance de su enfermedad.

El término marihuana hace referencia a las sustancias psicoactivas que son ingeridas de la planta conocida en su acepción científica como “Cannabis sativa”, ya sea para cumplir unos objetivos meramente recreativos, religiosos o, incluso, medicinales. La legislación de estas sustancias es muy diferente según el país del que estemos hablando, gozando del respaldo jurídico, político y social en determinados casos o el rechazo en otros muchos. En el caso de Reino Unido ya se comercializan este tipo de sustancias psicoactivas por sus virtudes para aliviar los vómitos inducidos por el tratamiento de quimioterapia, así lo atestiguan muy diversos oncólogos, estudios y medios de comunicación que se hicieron eco de esta realidad.

Hace no demasiado tiempo, en España, el Ministerio de Sanidad cerró un acuerdo con el Gobierno de la Generalitat de Cataluña para determinar los trámites legales asociados a la utilización de la marihuana o compra del fármaco para su uso medicinal en pacientes con cáncer que sufren a diario por las sesiones de quimioterapia.

Se calcula que en torno al 15% de la población se ve seriamente afectada por este tipo de terapias para combatir el cáncer y es, en estos casos, en los que se permitiría administrar el derivado, aunque todavía prevalecen muy diversos prejuicios sobre el uso generalizado de la marihuana en la sociedad. Entre otras cosas, su tardía incorporación desde el punto de vista legal se debe, en parte, a que el mercado cuenta con medicamentos de segunda generación desde hace más de 10 años, que ayudan a paliar los efectos de la quimioterapia. Esto último se produce en la mayoría de los casos, pero el 15% de los pacientes se ven todavía seriamente afectados por las sesiones.

Muy diversos estudios confirman que la marihuana, siempre que no se opte por un consumo excesivo de la misma, puede ser de gran utilidad para combatir las migrañas, aliviar los síntomas asociados a enfermedades crónicas como la esclerosis múltiple, pérdida de peso y apetito o dolor neurológico, tratar los síntomas de la pre-menopausia como la ansiedad, depresión, dolores de cabeza o malestar físico o, incluso, reducir la presión incraocular en los casos de glaucoma, entre otras muchas cosas.

Hay una amplia variedad de clases de marihuana, siendo más destacadas las llamadas semillas de marihuana autoflorecientes, que son fruto de la combinación entre la rudelarís, indica y sativa. Uno de sus rasgos más sobresalientes es que no dependen del ciclo luz-oscuridad para florecer, pues cuando este tipo de semillas empiezan a germinar a los 18 días comenzará a florecer sin tener en cuenta las horas de luz. Con esta planta no debemos preocuparnos por las plagas de bichos, porque su floración es tan rápida que no da tiempo a que se produzcan este tipo de amenazas, siendo muy fáciles de cultivar y sin precisar de demasiados cuidados.

La marihuana, por lo tanto, puede sernos de utilidad como complemento a nuestras sesiones de quimioterapia, cuando una enfermedad como el cáncer se apodera de nuestro cuerpo, sin dejarnos apenas respirar y extendiendo su mal por cada célula de nuestro organismo en los casos más extremos.

 

 

 

 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Debes ser mayor de edad para acceder a la web

Verifica tu edad